De por qué el mirar no fue suficiente

Por Luis Adrián Curiel.

El teatro –diría Dubatti- es acontecimiento, donde los cuerpos suceden en compañía de la mirada. El mirar implica una disposición a permitirse entrar en contacto con aquello que no se había apreciado, con alguna propuesta diferente a lo habitual. Es este acontecer-mostrar-mirar que posibilitará la experiencia teatral.
El ejercicio de mirar se presentó en la Muestra Estatal de Teatro Jalisco 2018 con Un grupo de performers mirando hacia el oriente, obra de la agrupación tapatía Arrogante Albino, resultado de la residencia artística en el espacio Nau Ivanow, Barcelona, y por medio del apoyo DespertaLab 2018. La dramaturgia es de Isabel Rodríguez –que también narra en vivo- y la dirección de Jesús Estrada.
Desde el comienzo me di cuenta de que lo que iba a presenciar sería radicalmente diferente a otras propuestas –por ejemplo, de la misma MET- ya que Un grupo de performers… utilizó el lobby del Foro de Arte y Cultura. El público estaba formado para entrar y tomar asiento,  entonces una voz resonó sobre los espectadores e intentamos escuchar. Digo intentamos porque, efectivamente, la introducción o palabras previas que Isabel Rodríguez leía en el rellano de la escalera fueron, en su mayoría, ininteligibles, seguidas de una canción que tampoco se escuchó debido a la nula acústica que posee el lobby del recinto.
Finalmente la obra comenzó con un número musical simulando un vuelo en avión. La pantalla al fondo del escenario mostró el título de la obra y entonces sucedió: performance, números musicales y videos que se proyectaban al fondo. Un grupo de performers haciendo una obra acerca de crear y subsistir en Guadalajara y Barcelona Se consolidó así una mezcla de lenguajes que, debido a errores técnicos, un sonido pobre y falta de cohesión, terminó abarcando más de lo que era necesario. Y no es que no haya ideas e imágenes interesantes en Un grupo de performers…, sino que se echó en falta decisiones más asertivas en cuanto a lo que se ofrecería. Un ejemplo: siendo un grupo varios integrantes en el que parece que todos tienen voz, ¿por qué explorar a profundidad solo a dos o tres?
La propuesta de los performers en este catálogo de imágenes tiene mensajes que rescato: la problemática de los artistas por conseguir financiamiento para sus creaciones/traslados/residencias, la ingente y absurda burocracia que obstaculiza al arte, el sentirse extranjero-cercano con el otro y, especialmente, el mirar hacia el oriente, hacia el futuro. Estas ideas podrían haberse desarrollado con mayor eficacia, tiempo para digerirlas y cohesión. Desafortunadamente se pasa de un número musical a los recuerdos del pasado, pasando por performance y terminando más números musicales –innecesarios, según mi parecer-.
De camino a casa, un conocido me comentó: “eso no fue teatro”. Difiero en este punto, pues los elementos básicos se dieron (entes que acontecían, entes dados al expectar). Me pregunto entonces: ¿qué faltó en esta propuesta? Los errores multimedia entorpecieron la experiencia, pues los subtítulos que acompañaban a varios de los videos no se pudieron apreciar al estar en el inferior de la pantalla y detrás de los performers. Desenfoques,  audios en momentos que no correspondían, coreografías gratuitas (¿cuál fue el sentido de?) y, más que nada, una dirección que dotara de unidad a todo lo que se pretendió mostrar.
Un momento que rescato fue el juego de proyecciones casi ad infinitum por medio de una videocámara en el escenario. La imagen funcionó en cuanto se consiguió el ángulo necesario para crear “un mar de gente”y que se vuelve pertinente de mano al juego metateatral. La proyección, obra de Natalia Martínez, fue acompañada por frases como “Miras hacia el oriente es mirar hacia el futuro”, “¿A qué distancia estás de la persona más cercana?”, frases que hubiesen sido más relevantes si el proceso de la obra nos llevase hasta ese pensamiento.
Un grupo de performers mira hacia el oriente plantea cuestionamientos, crea imágenes, acontece y se juega con ese acontecer. Cabría preguntar a los performers: ¿habría sido mejor optar por el video documental? ¿Qué tal decidirse por un motivo, una idea, una imagen, y profundizar para poder apretar lo que se abarca? Será interesante ver qué pasa con Arrogante Albino para mirar y seguirles a través de sus propuestas, esperando que la próxima vez el acontecimiento se dé en la mirada, en las palabras y, como no, en los hechos.

¿Existe algún problema con la página? Repórtalo aquí.